NOTICIAS

Dos nuevos articulos que pretenden complementar lo propuesto por el texto de Jose Luis Pardo. Nunca fue tan hermosa la basura.

jueves, 5 de abril de 2007

Psicogeografias


GUY DEBORD,(guía Psicogeografica de Paris )mapa,1957







www.antoineetmanuel.com Propuestas graficas para Christian Lacroix y Galeries Lafayette


Introducción a una crítica de la geografía urbana
Guy E. DebordPublicado en el # 6 de Les lévres nues (septiembre 1955). Traducción de Lurdes Martínez aparecida en el fanzine Amano # 10

De todos los acontecimientos en lo que participamos, con o sin interés, la búsqueda fragmentaria de una nueva forma de vida es el único aspecto todavía apasionante. Es necesario deshechar aquellas disciplinas que, como la estética u otras, se han revelado rápidamente insuficientes para dicha búsqueda. Deberían definirse entonces algunos campos de observación provisionales. Y entre ellos la observación de ciertos procesos del azar y de lo previsible que se dan en las calles.
El término psicogeografía, sugerido por un iletrado Kabyle para designar el conjunto de fenómenos que algunos de nosotros investigábamos hacia el verano de 1953, no parece demasiado inapropiado. No contradice la perspectiva materialista de los condicionamientos de la vida y del pensamiento causados por la naturaleza objetiva. La geografía, por ejemplo, trata de la acción determinante de las fuerzas naturales generales, como la composición de los suelos o las condiciones climáticas, sobre las estructuras económicas de una sociedad y, en consecuencia, de la concepción que ésta pueda hacerse del mundo. La psicogeografía se proponía el estudio de las leyes precisas y de los efectos exactos del medio geográfico, conscientemente organizado o no, en función de su influencia directa sobre el comportamiento afectivo de los individuos. El adjetivo psicogeográfico, que conserva una vaguedad bastante agradable, puede entonces aplicarse a los hallazgos establecidos por este tipo de investigación, a los resultados de su influencia sobre los sentimientos humanos, e incluso de manera general a toda situación o conducta que parezca revelar el mismo espíritu de descubrimiento.
Se ha dicho durante mucho tiempo que el desierto es monoteista. ¿Se encontrará ilógica, o desprovista de interés, la constatación de que el distrito de París, entre la Place de Contrescarpe y la ru l'Arbalète conduce al ateismo, al olvido y a la desorientación de las influencias habituales?
Es conveniente tener una concepción históricamente relativa de lo utilitario. La necesidad de disponer de espacios libres que permitieran la rápida circulación de tropas y el empleo de la artillería contra las insurrecciones estuvo en el origen del plan de embellecimiento urbano adoptado por el Segundo Imperio. Pero desde cualquier punto de vista salvo el policial, el París de Haussmann es una ciudad construida por un idiota, llena de ruido y furia, que nada significa. Hoy, el principal problema del urbanismo es el resolver la correcta circulación de una cantidad rápidamente creciente de automóviles. Podemos pensar que el urbanismo venidero se aplicará a construcciones, igualmente utilitarias, que concedan la mayor consideración a las posibilidades psicogeográficas.
Además, la abundancia actual de vehículos privados no es más que el resultado de la propaganda constante por la que la producción capitalista persuade a las masas - y éste es uno de sus éxitos más desconcertantes - de que la posesión de un coche es precisamente uno de los privilegios que nuestra sociedad reserva a sus privilegiados. (Por otra parte, el progreso anárquico se niega a sí mismo: uno puede gozar del espectáculo de un oficial de policía invitando en un anuncio publicitario a los parisinos propietarios de automóviles a utilizar los transportes públicos).
Puesto que encontramos la idea de privilegio incluso en asuntos tan banales, y que sabemos con qué ciego furor tanta gente - por poco privilegiada que sea - está dispuesta a defender sus mediocres conquistas, es necesario constatar que todas estas minucias participan de una idea burguesa de felicidad, idea mantenida por un sistema de publicidad que engloba tanto la estética de Malraux como los imperativos de la Coca-Cola, y cuya crisis debe ser provocada en toda ocasión, por todos los medios.
El primero de estos medios es sin duda la difusión, con un objetivo de provocación sistemática, de un conjunto de propuestas tendentes a convertir la vida en un juego apasionante, y el continuo menosprecio de todas las diversiones al uso, en la medida en que éstas no pueden ser desviadas para servir a la construcción de ambientes más interesantes. Es cierto que la mayor dificultad en tal proyecto es traspasar a estas propuestas aparentemente delirantes un grado suficiente de seria seducción. Para la obtención de dicho resultado se puede concebir un uso hábil de los medios de comunicación imperantes. Pero también una suerte de abstencionismo provocativo o bien de manifestaciones tendentes a la decepción radical de los aficionados a estos medios de comunicación, pueden fomentar innegablemente, sin mucho esfuerzo, una atmósfera de incomodidad extremadamente favorable para la introducción de nuevas nociones de placer.
La idea de que la realización de una situación afectiva elegida depende únicamente del conocimiento riguroso y de la aplicación deliberada de un cierto número de técnicas concretas, inspiró el Juego psicogeográfico de la semana publicado, no sin cierto humor, en el número 1 de POTLATCH:
"En función de lo que busquéis, escoged un país, una ciudad más o menos populosa, una calle más o menos animada. Construid una casa. Amuebladla. Sacad el mayor partido de su decoración y sus alrededores. Elegid la estación y la hora. Reunid a la gente más adecuada, los discos y las bebidas más convenientes. La iluminación y la conversación deberán ser las oportunas para la ocasión, como el tiempo atmosférico o vuestros recuerdos.
Si no ha habido ningún error en vuestros cálculos, el resultado debe satisfaceros."
Debemos trabajar para inundar el mercado, aunque por el momento no sea más que el mercado intelectual, con una masa de deseos cuya realización no rebasará la capacidad de los medios de acción actuales del hombre en el mundo material, pero sí la vieja organización social. No carece de interés político contraponer públicamente tales deseos a los deseos elementales que no asombra ver repetidos incesantemente en la industria cinematográfica o en las novelas psicológicas, como las de ese viejo carroñero de Mauriac. (Marx explicaba al pobre Proudhon que, en una sociedad fundada sobre la "miseria" los productos más "miserables" tienen la fatal prerrogativa de servir al uso de mayor número de gente).
La transformación revolucionaria del mundo, de todos los aspectos del mundo, confirmará todos los sueños de abundancia.
El cambio repentino de ambientes en una misma calle en el espacio de unos metros; la clara división de una ciudad en zonas de distintas atmósferas psíquicas; la línea de más fuerte pendiente - sin relación con el desnivel del terreno - que deben seguir los paseos sin propósito; el carácter de atracción o repulsión de ciertos espacios: todo ello parece ser ignorado. En todo caso, no se concibe como dependiente de causas que puedan descubrirse a través de un cuidadoso análisis, y de las que no se pueda sacar partido. La gente es consciente de que algunos barrios son tristes y otros agradables. Pero generalmente asumen simplemente que las calles elegantes causan un sentimiento de satisfacción y las calles pobres son deprimentes, y no van más allá. De hecho, la variedad de posibles combinaciones de ambientes, análoga a la disolución de los cuerpos químicos puros en un infinito número de mezclas, genera sentimientos tan diferenciados y tan complejos como los que pueda suscitar cualquier otra forma de espectáculo. Y la más mínima investigación desmitificada revela que las diferentes influencias, cualitativas o cuantitativas, de los diversos decorados de una ciudad no se pueden determinar solamente a partir de una época o de un estilo de arquitectura, y todavía menos a partir de las condiciones de vivienda.
Las investigaciones así destinadas a llevarse a cabo sobre la disposición de los elementos del marco urbano, en relación estrecha con las sensaciones que provocan, no quieren ser presentadas sino como hipótesis audaces que conviene corregir constantemente a la luz de la experiencia, a través de la crítica y de la autocrítica.
Ciertas pinturas de Chirico, que están claramente provocadas por sensaciones cuyo origen se encuentra en la arquitectura, pueden ejercer una acción de retorno sobre su base objetiva hasta transformarla: tienden a convertirse ellas mismas en maquetas. Inquietantes barrios de arcadas podrían un día continuar, y completar, el atractivo de esta obra.
No conozco sino esos dos puertos al atardecer pintados por Claude Lorrain, que están en el Louvre, y que presentan dos ambientes urbanos totalmente diversos, para rivalizar en belleza con los carteles de los planos de metro de París. Se entenderá que al hablar aquí de belleza no me refiero a la belleza plástica - la nueva belleza no puede ser otra que la belleza de la situación - sino solamente a la presentación particularmente conmovedora, en ambos casos, de una suma de posibilidades.
Entre diversos medios de intervención muy dificultosos, parece apropiada una cartografía renovada para su utilización inmediata.
La elaboración de mapas psicogeográficos, incluso de diversos trucajes como la ecuación, poco fundada o completamente arbitraria, planteada entre dos representaciones topográficas, puede contribuir a clarificar ciertos desplazamientos de carácter no precisamente gratuito, pero sí absolutamente insumiso a las influencias habituales. Las influencias de este tipo están catalogadas en términos de turismo, droga popular tan repugnante como el deporte o la compra a crédito.
Recientemente, un amigo me dijo que venía de recorrer la región de Harz, en Alemania, con la ayuda de un mapa de la ciudad de Londres, cuyas indicaciones había seguido ciegamente. Este tipo de juego es obviamente sólo un comienzo mediocre en comparación con una construcción completa de la arquitectura y del urbanismo, construcción que algún día estará en poder de todos. Mientras tanto podemos distinguir distintas fases de realizaciones parciales, medios menos complicados, empezando por el simple desplazamiento de los elementos de decoración de los lugares en que estamos acostumbrados a encontrarlos.
Así, en el número precedente de esta revista, Mariën propuso reunir en desorden, cuando los recursos mundiales hayan cesado de ser despilfarrados en los proyectos irracionales que nos son impuestos hoy, las estatuas ecuestres de todas las ciudades del mundo en una planicie desierta. Esto ofrecería a los transeúntes -el futuro les pertenece- el espectáculo de una carga de caballería artificial, que incluso podría dedicarse a la memoria de los más grandes masacradores de la historia, desde Tamerlan a Ridgway. Aquí vemos reaparecer una de las principales demandas de esta generación: el valor educativo.
De hecho, no hay nada más que esperar que la toma de conciencia, por las masas activas, de las condiciones de vida que les son impuestas en todos los dominios y de los medios prácticos para combatirlas.
Lo imaginario es aquello que tiende a convertirse en real, escribió un autor cuyo nombre, a causa de su notoria degradación intelectual, hace tiempo que he olvidado. Tal afirmación, por lo que tiene de involuntariamente restrictiva, puede servir de piedra de toque y hacer justicia a ciertas parodias de revolución literaria: lo que tiende a permanecer irreal, es palabrería.
La vida, de la que somos responsables, ofrece, a la vez que grandes motivos de desaliento, una infinidad de diversiones y de compensaciones más o menos vulgares. No pasa un año en que la gente a la que amamos no ceda, a falta de haber comprendido claramente las posibilidades presentes, a alguna capitulación manifiesta. Pero esto no refuerza el campo enemigo, que cuenta ya con millones de imbéciles, y en el que se está objetivamente condenado a ser imbécil.
La primera deficiencia moral que permanece es la indulgencia, en todas sus formas.



Guy Debord, 1955. Traducción de Lurdes Martínez

23 comentarios:

limon dijo...

Me gusto muchísimo el texto!!!!... intentare poner frases que me afectaron:


*- La critica al urbanismo funcionalista y capitalista de Paris,,, y donde deja abierta la idea de un futuro urbanismo que tenga mayor consideración a las posibilidades psicogeograficas.

*- La ilusión del privilegio en las personas por la difusión de la producción capitalista que en respuesta crean una defensa mediocre de sus conquistas, todo esto en busca de la felicidad (como la idea de vivir en una película).

*-“ La gente es consciente de que algunos barrios son tristes y otros agradables. Pero generalmente asumen simplemente que las calles elegantes causan un sentimiento de satisfacción y las calles pobres son deprimentes, y no van más allá.” Y creo que esto pasa en los talleres de proyecto, especialmente los obligatorios,.,, cuando nos ponen a hacer el levantamiento de un sector por el estado de la construcción y nos limitamos a clasificar los predios por esa apariencia estética de la fachada de lo bueno regular y malo,,, sin contemplar que es lo que pasa adentro.

*- Me intereso mucho cuando habla de reaparecer el valor educativo a través de generar memoria .. “podría dedicarse a la memoria de los más grandes masacradores de la historia”..,. La postura que tienen las ciudades de censurar, ocultar o maquillar un pasado que los atormenta …

Ojala que la clase de hoy podamos debatir sobre este texto!!!!!

Anónimo dijo...

Estamos en una sociedad determinada por las apariencias (primer pantallazo de imagen que vende)generadas por la provocación de los Sistemas de publicidad que persuade a las masas diciendo que lo estéticamente bello se encuentra en esa primera imagen que obtienes de las cosas y por lo tanto debes comprarlo y pertenecer a el. El autor nos expone el ejemplo de una calle donde se predetermina que es “bella” porque es elegante, tiene el amoblamiento adecuado, el material q se impone en las fachadas, definiendolo como un lugar de “status” y por lo tanto genera en mí un supuesto sentimiento de satisfacción porque es bonito y aspiro y quiero pertenecer a él. Pero, que situaciones surgen en este lugar, acaso lo siento como mio, puedo crear un vinculo con él? Me siento libre en ese lugar? O siento la presión de un consumismo que me da ciertos requisitos para pertenecer a él y si no los cumplo, no puedo ser parte del mismo. Que tan bello puede ser esto? A diferencia de una calle pobre, q con un primer vistazo la sociedad la predetermina como “fea” y q solo genera un sentimiento deprimente, de degradación, dejandose llevar por la primera apariencia que estas generan, cuales son las situaciones que emergen a partir de este lugar?, generalmente en estas calles pobres se ve el avandono o ausencia económica, pero se encuentran diferentes formas de vida, las diferentes apropiaciones que le dan al lugar conciente o incocientemente quienes son afectados y tienen un vínculo de cualquier tipo con ese espacio, puede q para uno de los que se dejen afectar por el lugar le genere odio y destruya en el, porq le trae malos recuerdos, para otro sea el medio q le permite traer sus ingresos para subsistir y lo cuide como un tesoro, para otro puede significar su morada, (entendiendose morar como ese significado de pertenencia q se tiene de un lugar) etc. Acaso no es mas bello ver todas estas clases de combinaciones de ambientes y los sentimientos tan distintos q éstos generan, que solo quedarse en que si una fachada es bonita o no? Es decir, la belleza no la determina lo fisico, lo tangible o medible sino las diferentes situaciones q surgen a partir de algo y como estas me afectan. Esto se da cuando no se pre-impone si algo es bueno o malo, bonito o feo sino permitiendo que cada quien le de su carácter, según como sea afectado por el mismo. Cada una puede hacerse la compepción de que es o no bello y no lo q determinan los medios de difusión como bonito.

MN_35^.^ dijo...

nombre de usuario del anterior comentario publicado por animo = MN_3^.^

CAROLINA SANCHEZ H dijo...

Muchas veces nos centramos a juzgar o calificar las cosas por su apariencia, creemos que lo fisco, lo exterior califica la funcionalidad y lo lindo de su interior, pero no nos preguntamos el por que es de tal forma y si realmente tienen relación, estamos cerrados en q las cosa aparentemente bellas son las q mas venden y de cierta manera estamos en una sociedad clasista donde existe el bien q es como la “fachada” de la buena posición económica y se trabaja para destacar aun mas la clase, y lo malo que siempre es relacionado con lo feo y las personas de pocos recursos.

juan sebastian dijo...

este tema me interesa mucho porq siempre he estado observando zonas donde supuestamente se dice q son las partes feas de la cuidad, y no solo encuentro q ademas de crearse asi por alguna razon, tienen un interes que va mas alla de la vista y es la forma de vida que se crean en estos sectores.uno siempre busca y mas como arquitecto encontrarle una parte bonita a las cosas y es ahi donde se peca un poco , que al tener la oportunidad de intervenir un sector solo se va la mirada al lado de la estetica o la apariencia

carolina garcia dijo...

En la actualidad sol vemos que el mundo se esta tornando mucho en la publicidad y el consumismo, dando como resultado la marcación mas diferenciada entre la s clases sociales, los ricos mas ricos y los pobres mas pobres.
Esta misma problemática se ve reflejada a diario en muchas ciudades, ya que observamos que cada día se va saturando mas las calles de publicidad, solo observamos marcas como mc donalds, coca cola, Nike, Microsoft, que ayudan a que esta problemática crezca, Nike utiliza maquilas que hacen que producir una camiseta sea muy barata y que por medio de una afiche hecho por Michael jordan ayude a que sus camisetas sean muy costosas.
Esto hace que en nuestras ciudades solo se vea contaminación visual, grandes anuncios, vallas etc.
Algo que me llamo mucho la atención en el texto fue que decía que entre las diferentes clases sociales se ve la diferencia en las calles, y la verdad toda esta problemática permite, que se vea esta diferencia, ya que si analizamos vemos que estos productos mencionados anteriormente son dirigidos a clases altas, por lo que su publicidad estará ubicado en lugares selectos, mientras las maquilas, son personas de escasos recursos que trabajaran excesos de tiempos por poca paga y que nunca verán un anuncio de estos en sus barrios, lo cual permite que uno observe la gran y tan marcada diferencia

51019 dijo...

“Hoy, el principal problema del urbanismo es el resolver la correcta circulación de una cantidad rápidamente creciente de automóviles”.

A pesar de haber sido escrito en 1955, creo que este modelo de intencionalidad tiene todavía alguna vigencia en el urbanismo que se enseña y se contruye hoy en nuestra ciudad, planificada en gran parte por los planes viales y los trazados de las infraestructuras hasta la aparición de los planes de ordenamiento territorial.
Me parece urgente pensar el urbanismo (paisaje urbano) hoy con una postura crítica hacia el uso de los vehículos motorizados. Sabemos que la calidad del aire en puntos como el centro de la ciudad no es muy buena y que el material particulado alcanza niveles alarmantes. No puedo evitar tomarme a mal que la normatividad contemple como obligación urbanística las vías.
Y es que en principio, la idea de espacio público a partir de la movilidad en vehículos motorizados se presentaba atractiva (cómoda y novedosa): recorrer grandes distancias en cortos tiempos, por vías especializadas, llegando directo al parqueadero de la casa, sin toparse con indigentes ni ladrones. Empieza entonces a desplegarse todo un conjunto de terceros cuerpos que giran alrededor de las posibilidades de contacto desde carro: señalización, glorietas, bahías, parqueaderos… Pero si hoy conocemos fenómenos como el calentamiento global (ocasionado por la emision de gases a la atmósfera) y además somos conscientes que el planeta no da abasto con los actuales niveles de consumo, hay que replantear mínimamente, o por lo menos actualizar las relaciones entre este tipo de dispositivos y la ciudad.
El carro tiene más de “lugar” que el sistema de espacio público de Medellín, me atrevería a decir, conformado por varios tipos de no-lugares (glorietas, cerramientos, “orejas” de intercambios viales…), que sin embargo me parece la respuesta más obvia por parte de los habitantes, pues en una acera y en el mejor de los casos un antejardín, no hay mucho que habitar, ocupar.

ANDRES OSORIO dijo...

EL URBANISMO SIMPRE VISTO COMO UN PAISAJE: O PAISAJISMO: estamos viendo el urbanismo con problematicas que solo nos llevan a conclusiones que ya muchos han visto y han tomado, pero en si el urbanismo es una psico geografia un cuerpo que lo constituyen elementos que no lo solo van puestos en forma desordenada sino que debe llevar una claridad, una calridad de recorrido, relaciono esto con el ejercicio que estamos realizando que muchos lo han tomado por caminos donde solo visualisamos elementos y no buscamos la realidad del recorrido, en fin el urbanismo desde sus principios ha sido visto como un gran campo de parque, y por que no lo vemos en forma de realizar ciudad planificada pensada en formas como archigran donde la ciudad es compacta y portatil es solo imaginar que la ciudad se trasportara en un microchip y que aun asi cumple las funciones que nos brinda, el problema del urbanismo es que no sabemos enfocarlo ni tenemos las herramientas nesesarias para desarrolarlo. noes un problemas de automoviles ni de arboles es un probelma en conjunto .

Diana dijo...

Me parece interesante ese grado de relatividad que puede tener un lugar: aunque un espacio tenga características topográficas, geográficas, cartográficas… en fin atribuciones muy especificas (cualidades, características), un mismo espacio puede tener una o muchas configuraciones de lugar o de no lugar;
Pongo un ejemplo de ello con la cuenca de la quebrada Altavista cercana a mi casa; esta por excelencia o por un consenso de una gran colectividad, podría ser entendida como un no lugar, ya que casi, solo se transita por ahí vehicularmente, no es de gran convocatoria de masas…… pero entonces aparece una minoría, la minoría que se apropia de esta cuenca: los venteros de hierbas, de frutas y de comida que hacen de este espacio un LUGAR ,el cual diariamente lo habitan , lo moran, donde tienen recuerdos, afecciones, lo conocen y les es familiar, donde pasan la mitad o más de su vida en ese espacio (personajes que yo he visto toda la vida en este sitio, vendiendo las mismas cosas) este espacio es importante para esta minoría, este espacio es lugar para ellos…
Me gusta mucho entender ese NO LUGAR “no como un espacio empíricamente identificable, sino un espacio creado por la mirada que lo toma por objeto”….*
*Marc Auge….no lugares y espacio público: http://quaderns.coac.net/center/castella/Numeros/231/sumari/auge.htm
Creo que de esto se puede aprovechar las psicogeografias partiendo que: “La psicogeografía se proponía el estudio de las leyes precisas y de los efectos exactos del medio geográfico, conscientemente organizado o no, en función de su influencia directa sobre el comportamiento afectivo de los individuos”.
En síntesis puedo entender que :
1. Lo tangible (objetivo): espacio físico.
2. Lo circunstancial (subjetivo): las experiencias obtenidas a partir de la mirada que toma por objeto el espacio físico.
3. Psicogeografia: mirada condicionada por las experiencias en un espacio físico, teniendo siempre en cuenta el mismo espacio físico como tal......... 1+2=lugar.

Diana dijo...

....y del debate acerca de lo bello y lo estetico, quiero participar citando :
1.“No podemos considerar que lo agradable sea lo bello, pues lo agradable es lo que place a los sentidos en la sensación”*kant.

Me gusta pensar que la belleza clasica no esta ligada a lo agradable, que algo puede ser agradable para nosotros , sin si quiera acordarnos que esto se ajusta a un canon de belleza o no.

2. “Se entenderá que al hablar aquí de belleza no me refiero a la belleza plástica - la nueva belleza no puede ser otra que la belleza de la situación - sino solamente a la presentación particularmente conmovedora, en ambos casos, de una suma de posibilidades”.

realmente me gusta esa definicion de belleza... No una cualidad que place universalmente, sino esa suma de posibilidades, belleza de la situación.

Diana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nadia arango dijo...

Causa y efecto......
Efecto y efecto......

Aunque las situaciones humanas y naturales parecen darse por la relación efecto y efecto es decir las cosas pasan por azar y no hay razones. Solo esta el momento, el lugar y el acto... no el porque del los mismos.
También se puede decir que el ser humano se ha vuelto un ser predecidle. Un ser débil y manipulable, en donde todos sus movimientos pueden ser fríamente calculados, de ahí la manipulación de los medios, la homogenización del pensamiento, de las creencias y de los sentimientos.
Los prototipos y estereotipos de felicidad, belleza y bienestar acaban con la esencia, con las verdaderas razones, produciendo causas y efectos impuestos.

Anónimo dijo...

La sociedad en la habitamos esta llena de apariencias donde cada ves prima mas el consumismo, ese consumismo de publicidad en el q todo entra por los ojos, si este mundo, actualidad o status te dice lo que esta de moda hay caemos con seguridad por q sentimos la necesidad de pertenecer para sobresalir o no quedarnos atrás sin saber o conocer el verdadero sentido de las cosas. Cada uno le da un sentido y carácter al lugar en el que habitamos, dependiendo de lo que este signifique y de sentido para nosotros.MAYRA HERRERA

andres prado dijo...

La geografía urbana es mas que la instalación física donde las personas realizan sus quehaceres rutinarios; es una meca que contiene un sin numero de situaciones oportunas para la socialización humana. Al mismo tiempo es la inspiración de toda acción sicológica que incentive el desarrollo de una personalidad individual, puesto que se ha convertido en un campo tan grande que cada vez alberga a más gente deseosa de hacerse notar en un mar de posibilidades que las lleven a ser exitosas social, laboral y comercialmente.
Las reglas que impone la geografía son desafiadas y al mismo tiempo complementadas por las reglas que imponen las necesidades básicas y creadas por el sentido consumista humano. Se genera un dialogo cristalizado en lo que esa geografía puede ofrecerle a las masas para la convivencia en armonía con el territorio, aun cuando muchas de estas necesidades no son mas que el resultado de una intensa influencia de los medios de comunicación y los principios mercaderistas que siendo sinceros son los que hoy mueven el mundo.

J.TERÁN dijo...

En estos momentos podemos ser conscientes de las posibilidades y problemas que trae la publicidad como tal,puesto que este no solo ayuda a estar informado del producto y de los servicios, sino que fortalece el nuevo auge de la moda y los estereotipos en los que muchos estamos montados, esto puede ser tomado de varias formas, como un buen producto y listo o como un afan de tener lo que en ocasiones no se necesita.

Lukasgaroca dijo...

..."la observación de ciertos procesos del azar y de lo previsible que se dan en las calles"...
También me gustaría hablar de un punto psicogeográfico de la ciudad donde encuentro realizados diferentes aspectos de los que nos habla la lectura: el consumismo, el automovil, la moda, nuevas formas de vida y la publicidad...El lugar es la intersección de La Avenida Nutibara con la Avenida Jardín en Laureles...Un lugar donde el actor principal es el automovil y este a su vez esta condicionado por los semáforos. El semáforo se convierte en lugar de intercambio comercial-informal donde se le ofrece al conductor elementos como vestuario, accesorio, revistas, libros, periódicos, bebidas y comida, publicidad de eventos y lugares y hasta espectáculos. Pero a la vez, está rodeado de diferentes espacios "formales" y "de moda" como "restaurantes basura de lujo", almacenes de ropa "de marca" y otros que ofrecen todo lo necesario para amoblar una vivienda "a la moda"...por supuesto, si el flujo vehicular en esta zona no fuera tan grande, seguramente todas estas manifestaciones sociales, económicas y culturales no se darían allí, por lo menos no con tanta magnitud.
..."el cambio repentino de ambientes en una misma calle en el espacio de unos metros"...
Estoy seguro que conocerán muchos lugares con las mismas o algunas de estas características, los invito a que los observen crítica y objetivamente y les aseguro que encontrarán, conocerán y aprenderan sobre nuevos aspectos, variables, formas de vida, animales públicos, psicogeografías y acuerdos mestizos que no estudiarán ni desarrollarán en algún taller de proyectos "convencional".
por si les interesa, los invito a ver un video que hize en otro semestre sobre este lugar del que les hable, esta dividido en tres partes...pueden buscarlo en you tube por "la calle como escenario"...este es el link de la primera parte, así encontrarán facilmente las otras 2

Lukasgaroca dijo...

http://www.youtube.com/results?search_query=la+calle+como+escenario&search=Search

Jefferson Arroyave dijo...

Las condiciones urbanas no es mas que los espacios donde las personas realizan sus obligaciones y necesidades rutinarias, no es mas donde las personas desarrollamos un sin fin de actividades que nos llevan al solucionamiento de las necesidades humanas. Al mismo tiempo es diseño de una serie de personas con un pensamiento individual y no coherente entre ellos para solucionar una serie de espacios.
Algo que me exalto la atención del texto es que nos decía que entre las diferentes clases sociales se ven las diferencia de las calles y la verdad es algo que nos toca vivir a diario según las formas que posean cada calle decidimos que clase social es, si es seguro o no.

maria angelica lodoño m dijo...

Cuando recorremos un espacio siempre observamos lo cotidiano, nunca nos detenemos a analizar y conocer los aspectos mas sencillos, losactos inconcientes de las personas, esto no quiere decir que los mas obvio es malo miralo no, esto quiere decir que hay que observar mucho mas a fondo.

olvidamos que la vida esta llena de cosas cotidianas y pasamos por alto que con la imaginacion todo se puede hacer realidad.

no siempre las cosas bonitas son buenas y que las cosas feas son malas, muchas cosas feas son buenas, siempre y cuando todo sea analizado y estudiado.... ¿PORQUE Y PARA QUE?

LUNA BARR dijo...

cuando hablamos de la palabra paisaje lo relacionamos en un porcentaje grande al urbanismo, con una percepcion vaga de lo que de verdad este juicio nos puede servir en la vida profesional, simpre abarcamos este tema con la funcion d eponer arboles y bancas pero no mirandolo con una vision conceptual o material de la arquitetura el urbanismo llega abarcando casi toda la bancada, con una mirada situacinista el paisaje se converte en la vida intima publica que se trasforma en para llevarnos a mejores espacios y que nosotros como arquitectos mas que todo en este curso de historia visualisamos mas claramente el material del paisaje y como lo podemos llevas a juicio a la horade una correcion.

julian dijo...

Dos aspectos a destacar que me gustaron del texto…

"En función de lo que busquéis, escoged un país, una ciudad más o menos populosa, una calle más o menos animada. Construid una casa. Amuebladla. Sacad el mayor partido de su decoración y sus alrededores. Elegid la estación y la hora. Reunid a la gente más adecuada, los discos y las bebidas más convenientes. La iluminación y la conversación deberán ser las oportunas para la ocasión, como el tiempo atmosférico o vuestros recuerdos.
Si no ha habido ningún error en vuestros cálculos, el resultado debe satisfaceros."´

"El cambio repentino de ambientes en una misma calle en el espacio de unos metros; la clara división de una ciudad en zonas de distintas atmósferas psíquicas; la línea de más fuerte pendiente - sin relación con el desnivel del terreno - que deben seguir los paseos sin propósito; el carácter de atracción o repulsión de ciertos espacios: todo ello parece ser ignorado".

Creo firmemente en la ciudad como un ser vivo, que cambia y evoluciona y recorrerla a la deriva para dejarme sorprender por ella ha sido una experiencia fabulosa. Ya lo he hecho varias veces y siempre es diferente, nunca es igual y creo que ella misma se encarga de llenarse de significado para luego cambiarlo por completo. Ella respira en cada rincón, en cada esquina hay una historia no contada, un evento que a veces pasa inadvertido, pero la ciudad es un palpito constante, nunca para, tal vez cesa en un lugar para continuar en otro pero siempre su movimiento nos alcanza, nos envuelve y nos deja otra vez…

julian dijo...

Dos aspectos a destacar que me gustaron del texto…

"En función de lo que busquéis, escoged un país, una ciudad más o menos populosa, una calle más o menos animada. Construid una casa. Amuebladla. Sacad el mayor partido de su decoración y sus alrededores. Elegid la estación y la hora. Reunid a la gente más adecuada, los discos y las bebidas más convenientes. La iluminación y la conversación deberán ser las oportunas para la ocasión, como el tiempo atmosférico o vuestros recuerdos.
Si no ha habido ningún error en vuestros cálculos, el resultado debe satisfaceros."´

"El cambio repentino de ambientes en una misma calle en el espacio de unos metros; la clara división de una ciudad en zonas de distintas atmósferas psíquicas; la línea de más fuerte pendiente - sin relación con el desnivel del terreno - que deben seguir los paseos sin propósito; el carácter de atracción o repulsión de ciertos espacios: todo ello parece ser ignorado".

Creo firmemente en la ciudad como un ser vivo, que cambia y evoluciona y recorrerla a la deriva para dejarme sorprender por ella ha sido una experiencia fabulosa. Ya lo he hecho varias veces y siempre es diferente, nunca es igual y creo que ella misma se encarga de llenarse de significado para luego cambiarlo por completo. Ella respira en cada rincón, en cada esquina hay una historia no contada, un evento que a veces pasa inadvertido, pero la ciudad es un palpito constante, nunca para, tal vez cesa en un lugar para continuar en otro pero siempre su movimiento nos alcanza, nos envuelve y nos deja otra vez…

juan david hoyos dijo...

la ciudad se encuentra dividida en diferentes zonas , barrios, calles, etc. debido al capatalismo encontramos contrastes muy notables de ambientes, podemos encontrar lugares muy agradables asi como otros que nos inspiran una repulsionl, y esto no es solo por el aspcto fisico sino por todo lo que conforma ese lugar y la forma como alli se vive. la arquitectura determina de cierta forma la manera como es usado el espacio, determina la conducta de las personas pero son realmente estas las que mediante su accion definen el caracter de la espacialidad.