NOTICIAS

Dos nuevos articulos que pretenden complementar lo propuesto por el texto de Jose Luis Pardo. Nunca fue tan hermosa la basura.

lunes, 19 de marzo de 2007

El principio del revestimiento

Para el artista, todos los materiales son igual de valiosos, pero no son igual de adecuados para todas sus finalidades. La solidez y la producción exigen materiales que, a menudo, no están de acuerdo con la finalidad propia del edificio. Pongamos que aquí tenga el arquitecto la misión de hacer un espacio cálido y habitable. Las alfombras son cálidas y habitables. Este espacio podría resolverse poniendo una de ellas en el suelo y colgando cuatro tapices de modo que formaran las cuatro paredes. Pero con alfombras no puede construirse una casa. Tanto la alfombra como el tapiz requieren un armazón constructivo que los mantenga siempre en la posición adecuada. Concebir este armazón es la segunda misión del arquitecto.

Este es el camino correcto, lógico y real que debe seguirseen el arte de construir. La humanidad también aprendió a construir en este mismo orden. Lo primero fue el revestimiento. La persona buscaba salvaguarda de las inclemencias del tiempo, protección y calor durante el sueño. Buscaba cubrirse. La manta es el detalle arquitectónico más antiguo. Primitivamente estaba hecha de pieles o de productos del arte textil. Esta significación aún puede reconocerse hoy en las lenguas germánicas. Esa cubierta debía colocarse en algún sitio si debía dar suficiente protección para toda una familia. Pronto llegaron también las paredes, para dar protección lateral. Y por este orden se desarrolló el pensamiento constructivo, tanto en la humanidad como en el individuo.

Hay arquitectos que lo hacen de forma diferente. Su fantasía no forma los espacios, sino las paredes. Lo que quede entrelas paredes son los espacios. Y, para esos espacios, eligen después alguna forma de revestimiento que les parezca adecuada. Eso es arte por camino empírico.
Pero el artista, el arquitecto, siente primero el efecto que quiere alcanzar y ve después, con su ojo espiritual, los espacios que quiere crear. El efecto que quiere crear sobre el espectador, sea sólo miedo o espanto como en la cárcel; temor deDios como en la iglesia; respeto del poder del Estado como en el palacio; piedad como ante un monumento fúnebre; sensación de comodidad como en casa; alegría como en una taberna; ese efecto viene dado por los materiales y por la forma.


Cada material tiene su propia forma de expresión, y ningúnmaterial puede tomar para sí la forma de otro material. Porque las formas se han hecho a través de la utilidad y de la fabricación de cada material, se han hecho con el material y a travésdel material. Ningún material permite una intromisión en su.círculo de formas. El que osa hacerlo es marcado por el mundocomo falsificador. Y el arte no tiene nada que ver con la falsificación, con la mentira. Sus caminos están llenos de espinas, pero limpios.

La torre de San Esteban se puede colar en cemento y colocarla en cualquier otro sitio, pero ya no es una obra de arte.Lo que vale para la torre de San Esteban vale también parael Palacio Pitti, y lo que vale para el Palacio Pitti vale también para el Palacio Farnese. Y, siguiendo con estos edificios, llegaríamos hasta días y nos encontraríamos en medio de la arquitectura de nuestro Ring. Un tiempo triste para el arte, un tiempo triste para los pocos artistas que había entre los arquitectos de entonces, que estaban obligados a prostituir su arte para favorecer los intereses del populacho. Sólo a pocos el destino les concedía encontrar un propietario que pensara en cosas grandes y otorgara al artista libertad para trabajar a su gusto. El más feliz de todos ellos seguro que fue Schmidt. Tras él vino Hansen, el cual, cuando las cosas le iban mal, buscaba consuelo construyendo obras en terracota. Seguro que quien tuvo que soportar grandes tormentos fue el pobre Ferstel, quien, en el último minuto, fue obligado a aplacar con hormi-gón partes enteras de la fachada de su universidad. Los demásarquitectos de esta época, salvo pocas excepciones, estaban libres de tales sentimentalismos.

¿Ha cambiado esto? Que se me dispense de contestar a esta pregunta. Aún domina, en la arquitectura, la imitación y elarte del sucedáneo. Sí, aún más. En los últimos años inclusose ha encontrado gente que se ha hecho defensora de esta orientación de la arquitectura —uno sobre todo, anónimo, ya que la cosa no le parecía suficientemente limpia—, de forma que el arquitecto de sucedáneos ya no tiene más necesidad de quedarse algo aparte. Hoy ya se clava la construcción en la fachada con aplomb y se cuelgan las "piedras portantes" con justificación artística, bajo la cornisa principal. ¡Acercaros, heraldos de la imitación, productores de marquetería de calco, deldestroza tú mismo la ventana de tu hogar y de los cántaros de papier maché! ¡En Viena está floreciendo una nueva primavera, el suelo está recién abonado!

Pero, el espacio habitable cubierto totalmente con alfombras ¿no es una imitación? ¡Las paredes no están hechas de tapices! Claro que no. Pero esos tapices sólo quieren ser tapices y no piedras de pared, jamás quieren mostrarse comotales, ni a través de su color ni a través de su dibujo, sino que quieren dejar bien clara su significación como revestimiento de la superficie de la pared. Cumplen sus finalidades según elprincipio del revestimiento.

Como ya he mencionado al principio, el revestimiento es más antiguo que la construcción. Las bases del revestimientoson muy diversas. Tan pronto es protección contra la incle-mencia del tiempo, como pintura al aceite sobre madera, acero o piedra; tan pronto son motivos higiénicos, como las piedras esmaltadas en la toilette para proteger la superficie de la pared;
tan pronto son una finalidad concreta, como la pintura de colores de las estatuas, los tapices de las paredes o el aplacado de la madera. El principio del revestimiento, que Semper fue el primero en enunciar, se extiende también a la naturaleza. La persona está revestida con una piel, el árbol está revestidocon una corteza.


De este principio del revestimiento yo formo también una ley perfectamente determinada que llamo ley del revestimiento. Que nadie se asuste. Las leyes, así se dice usualmente, culminan una evolución. Pero los viejos maestros pasaron muy bien sin ningún tipo de leyes. Seguro. Donde el robo fuera una cosa desconocida, sería superfluo poner leyes que lo castigaran. Cuando los materiales usados para revestimiento no eran imitaciones, tampoco hacía falta ninguna ley contra ello. Pero yoc reo que ha llegado la hora de ponerla.

Esta ley dice así: La posibilidad de que el material revestido se confunda con el revestimiento debe ser excluida en todos los casos. Para casos particulares, esta frase tendría quedecir: La madera puede pintarse con cualquier color, menos con uno, el color madera. En una ciudad cuya comisión de exposiciones decidió que toda la madera de la Rotonda se pintara "como caoba", en lo cual la imitación es el único motivo de decoración de la madera, esta frase es muy atrevida. Al parecer, aquí hay personas que toman eso por elegante.Ya que los tranvías, los trenes y en general toda la construcción de vagones proviene de Inglaterra, son éstos los únicos objetos de madera que lucen colores puros. Yo me atrevo a afirmar que cualquier vagón de tranvía —sobre todo de la línea eléctrica— me gusta más en colores puros que si, siguiendo los principios de belleza de la comisión de exposiciones, se pintara como caoba.

Pero en nuestro pueblo dormita, aunque sea hundido y enterrado, el verdadero sentimiento de lo elegante. De otromodo no se daría el caso de que en la compañía de tranvías, la tercera clase está pintada de color madera y la primera y la segunda están pintadas de verde.
En cierta ocasión le probé de un modo drástico a un colega este sentimiento inconsciente. En una casa, en el primer piso,había dos viviendas. Al inquilino de una de estas dos viviendas se le ocurrió pintar a sus expensas la carpintería de las ventanas, que originariamente eran marrones, de color blanco. Entonces hicimos una apuesta según la cual llevaríamos a un cierto número de personas frente a la casa y, sin llamarles la atención sobre la diferencia de las carpinterías, les preguntaríamos en cuál de las viviendas les parecía que vivía el señor Pluntzengruber y en cuál el conde de Licchtenstein, dos hipotéticos inquilinos. Todos ellos tomaron la parte pintada demadera por la pluntzengruberina. Desde aquel día mi colegasólo pinta de blanco.


La imitación de madera es naturalmente un descubrimiento de nuestro siglo. En la Edad Media pintaban la madera, normalmente, rojo chillón, en el Renacimiento azul, en el Barroco y el Rococó blanco dentro y verde fuera. Nuestros campesinos aún conservan tanto sentido común que pintan con colorespuros. Cuando estamos en el campo encontramos muy atractivo el portón verde o la valla verde, o las celosías verdes frente a la recién pintada y blanca pared. Es una lástima que en algunos lugares empiece a adoptarse el gusto de nuestra comisión de exposiciones.

Aún se recuerda la indignación moral que surgió en la industria artística del sucedáneo cuando los primeros muebles pintados con pintura al aceite, llegaron a Viena desde Inglaterra. Pero el enfado de esa buena gente no se dirigía contra la pintura. En Viena, tan pronto se utilizaron las maderas blandas, también se pintó con este tipo de pintura al aceite. Pero que los muebles ingleses osaran lucir sus colores con tanta franqueza y libertad, en vez de imitar madera dura, ponía furiosos a aquellos singulares santos. Se apartaban los ojos y se hacía ver que la pintura al aceite no había sido usada jamás. Probablemente estos señores son de la opinión que sus muebles y trabajos de madera veteados se tomaban como de madera dura.
Si con estos puntos de vista no doy nombres de la exposición de embadurnadores, creo merecer con ello el agradecimiento de esa hermandad.


Aplicado a los estucadores, el principio del revestimiento' diría así: el estuco puede resolver cualquier ornamento menos uno, la imitación de construcción de ladrillos vistos. Debería
creerse que decir una evidencia tal es innecesario, pero hace poco me han llamado la atención sobre un edificio en el que la pared estucada estaba pintada de rojo y con el añadido de juntas blancas. También la tan querida decoración de cocinas imitando sillares de piedra entra aquí. Y así, todos los materiales que sirven para revestir una pared, como tapices, hules, telas y alfombras, no pueden representar nunca ni sillares ni ladrillos. Y de aquí también puede entenderse por qué las mediasde malla que llevan nuestras bailarinas tienen un efecto tan antiestético. En una palabra, la ropa de punto puede estar teñida de cualquier color excepto de color carne.

Un material de revestimiento puede conservar su color natural cuando el material revestido también muestre este color. Así, yo puedo pintar el acero negro con alquitrán, yo puedo cubrir una madera con otra madera (tornería, marquetería,etcétera...), sin tener que colorear la madera que cubre. Yo puedo revestir un metal con otro metal a través del fuego o galvanizándolos. Pero el principio del revestimiento prohibe que mediante una pintura se imite el material que hay debajo. Así, el acero puede alquitranarse, pintarse con pinturas al aceite o puede recubrirse de forma galvánica, pero nunca taparse con color bronce, es decir con un color metálico. Aquí son dignos de mención también las placas de arcilla refractaria y de piedra artificial que, por una parte, imitan el pavimento de terrazo(mosaico) y, por otra parte, imitan alfombras persas. Seguro que hay personas que se lo creen —las fábricas ya conocen bien a su público.

Pues no, vosotros, imitadores y arquitectos de sucedáneos, os estáis equivocando. El alma humana es algo demasiado alto y sublime para que podáis engañarla con vuestros trucos y recursos. La oración de la pobre campesina llegará con más fuerza y más rápidamente al cielo si se hace en una iglesia que esté construida con material legítimo, que si se hace, con el mismo fervor, entre paredes de yeso pintadas como mármol. Nuestro miserable cuerpo está, es cierto, en vuestro poder. Sólo dispone de cinco sentidos para diferenciar lo auténtico de lo falso. Y allá donde la persona, con sus órganos de los sentidos, ya no alcanza más, allá empieza vuestro dominio, allá está vuestro reino. Pero otra vez os estáis equivocando. Pintad sobre el techo de madera bien, bien alto las mejores incrustaciones: los pobres ojos lo darán por bueno y lo aceptarán lealmente. Perol a divina psyche no creerá vuestro engaño. Siente, en la mejor marquetería pintada "como auténtica", sólo pintura al aceite.

TOMADO DEL TEXTO DE ENSAYOS ¨DICHO EN EL VACÍO 1897-1990¨ DE ADOLF LOOS

10 comentarios:

andres felipe dijo...

el material es el elemento por el cual se va llevar a cabo un edificio, se le dara materialidad, por esto a la hora de proyectar, no podemos escoger materiales a ligera , ebemos buscar el material que cumpla con el objetivo del edificio, un material que exprese sensaciones, o que genere en el usuario, eso que queremos hacer sentir dentro del edificio. es aqui donde el material tomara ese valñor agregado, pues este mostrara esa caracteristica que solo el pude brindar a un espacio, pero tambien hay que tener presente lo que llamamos revestimientos, que en el documento lo llaman falsead o pirateria, en este medio este recurso se puede utilizar como una ventaja a la hora de economizar gastos, ya que una buena representacion del material original, nos puede ayudar a generar el mismo espacio, por un valor menor.

Anónimo dijo...

oswaldo galvis.

al momento de diseñar un edificio de cualquier tipo, los materiales hacen parte fundamental del diseño, tanto exterior como interior, los materiales causan sensaciones, emociones, hacen persivir los espacios de diferentes formas, dan calides, dan miedo, causan sensacion de seguridad, de inseguridad, pero los materiales al momento de ser usados lo ideal seria que cada uno de ellos sea usado y colocado tal cual como es, no tratando de cabiar su color o su textura, ni ser pintado, siendo que hay materiales que se pueden modificar sin dejar de ser el mismo, pero causando una sensacion diferente.
estoy de acuerdo con andres felipe, los revestimientos son validos a la hora de diseñar pero no es lo ideal.

Diana dijo...

El texto modernista de adolf loos expuesto en este blog, para mi no es valido en la contemporaneidad en que nos encontramos, o por lo menos no estoy de acuerdo con esa censura que se le da al revestimiento de imitación, si bien en el tiempo en que vivimos, los únicos que tienenen acceso a esos revestimientos de materiales originales y únicos son los de las clases pudientes, que pasa entonces con las clases menos favoracidas? tienen que estar sometidos a que queden desnudas las superficies de sus edificaciones por que una ley de revestimiento segrega las imitaciones de los materiales? y si economicamente no tienen acceso a los originales?
igual si hay un material que imita a otro, dirígido a un público en específico como mencionan en la lectura, y este pasa por el original por los ojos de muchos o la mayoria, no seria este un material bastante inteligente????supongamos que es tan bueno que no se es capáz de diferenciarlo del original y descomunalmente mas barato que el original, y supongamos con una durabilidad favorable, si es asi, por que habría entonces de escoger el material original que el de la imitacion??????
lo mismo pasa con la ropa de marca, se supone que esta por ser exclusiva es muy cara y va dirigida a un publico muy selectivo y límitado, de alli que salgan "las marcas chiviadas" que son la imitacion de estos modelos originales, y existen unas con un grado de detalle tan impresionante, que uno no es capaz de reconocer la imitacion del original.
entonces, para mi un problema de ese revestimiento original es que sea costoso y poco accequible, me parece mas inteligente algo esteticamente agradable y economico que algo costoso y no necesariamente bueno, simplemente "original",........ o sera que lo original pueda llegar a ser tambien economico???..

andres prado dijo...

El hombre desde hace mucho tiempo, ha sentido la necesidad de cubrirse, por razones de comodidad o necesidad enmarcados en unas circunstancias determinadas en la mayoría de los casos por el lugar. Entonces es claro pues que, el recubrimiento lo aplica el hombre desde tiempos memorables.
El hombre comenzó por cubrirse la piel, el vestido para poder soportar las inclemencias de los fenómenos naturales.

Mas adelante, la evolución del revestimiento se aplico a la arquitectura, a los edificios, inicialmente por las mismas razones por las que se cubría el hombre, en el caso de la arquitectura para poder sobrellevar las variaciones de los fenómenos naturales.

Cada material o “piel” usada como revestimiento inicialmente pertenecía al lugar en donde se localizaba el objeto a cubrir, lo que de entrada garantizaba el funcionamiento del material puesto que si dicho recubrimiento se encontraba en ese lugar, es por que podía subsistir allí.

De esta manera, la piel de los edificios se fue conformando de acuerdo al lugar, por este motivo existen recubrimientos o pieles para condiciones específicas ya sean, tropicales, frías, calientes, aunque existen materiales que se ajustan a todas las condiciones.

A partir de esto, de las clasificaciones de los materiales, los avances tecnológicos, han tratado con el pretexto de la estética que posee el material, de falsificar el material natural, por ejemplo: Si en un lugar caliente, un material que sus propiedades lo clasifican entre los que se deben de usar en lugares fríos, no debería de ser usado para la tierra caliente, pero los avances tecnológicos, han logrado modificar el material y terminan por falsificarlo y alterando sus propiedades para que pueda funcionar en tierra caliente.
Con esto no quiero decir, que esto sea propiamente un error de la arquitectura, sino que creo que la esencia de la arquitectura esta en hacer una arquitectura que se acople legítimamente y dialogue directamente con el lugar, que la arquitectura debe surgir y pertenecer al lugar y no imponerse al lugar.

geoze35 dijo...

He estado pensando mucho últimamente sobre el comentario que hace diana de los originales; por una clase que tuvimos en teoría de las pieles, donde entendíamos que la banalización de los elementos hoy, hace parte del espectáculo de lo que somos, la imagen es el componente estético más banal, y solo se valoran por que se imaginan. Cuando hablamos del ejemplo de diana, con la ropa de marca, nos damos cuenta que a pesar de tener en la cabeza, que pagué mucho por una camisa de Hollister, y ya se consiguen en el hueco copias tan impresionantes que me siento mal por haberle botado tanta plata, a una cosa que se consigue a precio de huevo, pero ese no es el determinante que me interesa discutir, la inteligencia o la astucia de aquellos que copian, es tal que pueden provocar lo mismo que un original, ¿por que los originales no pueden ser tan inteligentes como las copias?, y podemos entender el precio como una publicación del producto, una masificación, hoy se hace más reconocible el que masifica que el que excluye. Además creo que aunque las copias no respeten los modelos, hacen un producto mejorado en el sentido social, menos segregado y más democratizado.

julian dijo...

Creo en lo artificioso del revestimiento. El revestimiento dota de carácter un espacio, le otorga características especiales y hasta lo personaliza. ¿Copiar un original? Creo que la copia se desacredita únicamente cuando se descubre su falsificación, pero hasta el momento que se creyó original fue considerada valida y llena de las mismas características y del mismo valor que la original, pero ¿si se presume inteligencia en la copia, porque no en la creación de un nuevo original?

carolina garcia dijo...

Desde el inicio de los tiempos el hombre ha sentido la necesidad de protegerse de su misma naturaleza, buscando un lugar que le proporcione comodidad y confort, un lugar que le agrade, hasta los animales buscan el mejor lugar para protegerse, un lugar en donde se sienten seguros y que les agrada mucho.

Por esto surge la opción del cobijo en espacios que los separaran del exterior, y que como al resto de las especias les llame mucho mas la atención por encima de otros, con el tiempo se fueron definiendo mas estos espacios y se les fue dando un carácter un poco mas humano que proporcionara mayor satisfacción y protección al hombre según la necesidad en la medida que iba evolucionando. No solamente la materialidad de los espacios si no también la adecuación de estos son la clave de un buen diseño espacial, pero como se puede proponer una adecuada ambientación para estos espacios.

Además de la finalidad de un lugar, los materiales que se proponen para este son la clave de un buen resultado de la propuesta, tanto en la parte exterior como en los espacios interiores, no se debe dar mas o menos importancia a un material, pues cada uno de estos tiene las características propias para aportar a las cualidades de un espacio: el color, la textura, la forma, la aplicación, son algunas de las características de los materiales que llenan de cualidades un espacio.

La importancia esta en la selección adecuada del material mas apropiado según la intención del arquitecto con el espacio diseñado, no es lo mismo decorar un espacio en clima frio que en clima calido, no es igual adecuar un hotel que una vivienda, generalmente este tratamiento se da a la hora de darle los acabados finales a un espacio o en algunas ocasiones desde la misma construcción se plantea el uso del material y el acabado hace parte de la primera etapa en la construcción, esto se debe a las preferencias del arquitecto diseñador, que plasma en un espacio lo que se imagina de este.

Es muy importante tener en cuenta a la hora de proponer que el revestimiento del espacio es el que le da la cualidad a este, y que depende de cada uno de nosotros la calidad del espacio que estemos proponiendo, y nunca olvidar que eso lo debemos tener en cuenta desde el planteamiento arquitectónico.

andres prado dijo...

El hombre desde hace mucho tiempo, ha sentido la necesidad de cubrirse, por razones de comodidad o necesidad enmarcados en unas circunstancias determinadas en la mayoría de los casos por el lugar. Entonces es claro pues que, el recubrimiento lo aplica el hombre desde tiempos memorables.
El hombre comenzó por cubrirse la piel, el vestido para poder soportar las inclemencias de los fenómenos naturales.

Mas adelante, la evolución del revestimiento se aplico a la arquitectura, a los edificios, inicialmente por las mismas razones por las que se cubría el hombre, en el caso de la arquitectura para poder sobrellevar las variaciones de los fenómenos naturales.

Cada material o “piel” usada como revestimiento inicialmente pertenecía al lugar en donde se localizaba el objeto a cubrir, lo que de entrada garantizaba el funcionamiento del material puesto que si dicho recubrimiento se encontraba en ese lugar, es por que podía subsistir allí.

De esta manera, la piel de los edificios se fue conformando de acuerdo al lugar, por este motivo existen recubrimientos o pieles para condiciones específicas ya sean, tropicales, frías, calientes, aunque existen materiales que se ajustan a todas las condiciones.

A partir de esto, de las clasificaciones de los materiales, los avances tecnológicos, han tratado con el pretexto de la estética que posee el material, de falsificar el material natural, por ejemplo: Si en un lugar caliente, un material que sus propiedades lo clasifican entre los que se deben de usar en lugares fríos, no debería de ser usado para la tierra caliente, pero los avances tecnológicos, han logrado modificar el material y terminan por falsificarlo y alterando sus propiedades para que pueda funcionar en tierra caliente.
Con esto no quiero decir, que esto sea propiamente un error de la arquitectura, sino que creo que la esencia de la arquitectura esta en hacer una arquitectura que se acople legítimamente y dialogue directamente con el lugar, que la arquitectura debe surgir y pertenecer al lugar y no imponerse al lugar.

ANDRES OSORIO dijo...

el material en la historia desde sus principios a cumplido la funcion de revestimiento proteccion, desde nuestros antepasados se han interpretados conceptos que crena modas que crean vestuario que crean formas y estilos d evida pero no solo estos conceptos se ven reflejados en perfil textil sino tambein en la mayyoria de las artes, en l arquitectura el revestimiento hace parte del interior y el interior ha hecho parte del edificio se han explorado formas y bases que ahora no van con esa ley.

cuando se crea una fachada flotante eñ ineterior es solo es cuerpo que recive otra masa y lo hace parte como una doble piel pero esta fachada ha ceves de madera ha veces de vidrio y de infinidad de materiales tambien se debe ver reflejada en lo que el edificio inetriormente es, habran miles de casos donde esta no sea una ley,

tomando a avalos y herreros como un gran ejemplo del revestimiento donde no soy un gran conocedor de estas obras pero donde uno interpreta estos edificios como un piel que se mimetiza que se trasforma segun el lugar, estado clima, donde no solo es un edificio interior sino completamente exterior, donde los materiales juegan el principal papel, por que ellos no solo indagan en estos sino que tambein indagan en que sean materiales faborables materiales de catalago para hacer cosas que comunmente no muy buenas este estudio le aroja datos que ellos leen y matreializan en sus obras, poniendo un ejemplo como el pabellon de gimnasia en el retiro españa, o la casa verde de estos mismos arquitectos, son obras que su pricipal funcion es su vestido que este muestre la importancia de lo que es el edificio en el lugar y la importancia que tiene el revestimiento en la piel de nosotro y de los edificios.

luis carlos hinestroza dijo...

los materiales son una parte importante en la arquitectura pues estos siempre han estado ligados a esta de una u otra forma. pues si miramos la historia de la arquitectura los materiales han tenido fines concretos, por ejemplo en un pricipio los materiales eran pensados con fines de revestimiento y proteccion del hombre, al igual que la ropa, pero amedida que han pasado los años estos han cambiado, buscando aparte de revestimiento y proteccion, la comodidad del hombre devido a que el hombre va cambiendo su mentalidad, dejando a un lado unas cosas para tomar otras.

pero los materiales en la arquitetura muchas veces se usan deacuerdo a las necesidades que el hombres presenta deacuerdo a los factores naturales como el clima y el lugar principalmente y otros segundarios como la utilizacion o el fin del lugar. porque uno no va hacer un bunquer en madera, sino que se hace en concreto reforzado y la madera se deja para otras construcciones. lo unico que yo digo es que cada material posee sus propias caracteristicas y estos bien utilizados pueden lograr a parte de un buen revestimiento desde la parte estetica, tambien lo logre desde la parte funcional del proyecto.